Make your own free website on Tripod.com
Fragmentos de un reportaje / homenaje realizado por Guambia Nº 286 - Agosto 1996 a



Jorge "Choncho" Lazaroff


El Choncho, genio y fuigura

"Y... ¿por qué no?"


"La del título es una frase que lo pinta a Jorge Lazaroff de cuerpo entero: para él no existieron los desafíos. O si existieron, pero ninguno fue tan grande como para acobardarlo."

"...juntamos en una mesa a Cecilia Pratt, su compañera; a su hermana Rosario y a Raúl Castro, compinche además de cuñado; a Jorge Bonaldi, compañero de andanzas desde la primaria; al también músico Rubén Olivera, y al plástico Ricardo Lanarini, que fuera su alumno. Entre todos salieron estas vivas páginas. Tanto, que nos pareció innecesario individualizar de quién es cada respuesta, porque también muchas preguntas surgieron de ellos. Disfruten el resultado, como lo disfrutamos nosotros"


- "Siempre fue centrojás total: de chiquito era el que organizaba las historias de cowboys y todas esas cosas"

- "Jugabamos al fútbol de botones: ­hasta hacíamos campeonatos mundiales y éramos campeones del mundo!"

- "El decía que en el piano no podía componer; él había aprendido las reglas, y decía que con el piano siempre iba para el mismo lado..."

- "Y ahí el 71 Jorge fue nominado como mejor pianista de rock."

- "Tocaba piano de una manera impresionante... En Adiós Juventud por ejemplo es alucinante cómo el piano va llevando a la canción."

- "Además la facilidad que tenía para tocar cualquier instrumento. Me acuerdo cuando se le ocurrió aprender a tocar la quena, ya estabamos en Madrid, y andaba con la quena todo el día"

- "¨Trochón fue alumno suyo?
Si, también Laura Canoura, Carlos Vicente, Mauricio Ubal..."

- "...las composiciones notabes que hizo, las hizo con un modestísimo grabador monoaural... y su guitarra"

- "Yo me acuerdo cuando vino Van Hallen, que se promocionaba con no se cuantas toneladas de luces y sonidos y no se que más... entonces él hizo un espectáculo que se llamaba Medio quilo de sonido y música"

El Hombre y su guitarra

- "Y como docente, ¿cómo era?
...Recuerdo que iba también un alumno que tenía diez años; hacía de todo ahí, cantaba, tocaba el piano, hacía lo que quería... Un día que estaba yo cae la madre del chiquilín. Yo estoy medio preocupada, le dice la madre, porque él en casa no toca la guitarra para nada. Y Jorge le contesta Acá tampoco. La madre no lo podía creer. Después le explicó, claro: ¿Sabe lo que pasa señora? Su hijo tiene diez años y es un artista. Yo no puedo limitarlo a la guitarra, yo lo dejo que actúe, que cante, que grite, que salte... El va a encontrar su camino solo y yo lo voy a apoyar. Hay que dejarlo, ni yo ni usted podemos sentarlo a hacer ejercicios con la guitarra porque si no lo destruimos como artista .... La madre no entendía nada, entendía que estaba pagando por una clase en la que el hijo no tocaba la guitarra. Eso lo pinta a Jorge como era..."

- "¨Que cosa creen ustedes que le quedó por hacer?
El cine; eso fue algo que le quedó pendiente. Le fascinaba, le hubiera gustado mucho hacer cine.
Sí, yo recuerdo que estaba fascinado una vuelta con una cámara de video. Me decía, Vo' Flaco, la cosa está por acá, esto es mortal... Y bueno en el espectáculo Dos hizo realidad virtual. El salía de la pantalla y hablaba con él mismo... era algo increíble"

- "El Choncho fue un pensador. Era alguien que invertía gran parte de su tiempo pensando. En los viajes a Solymar en el 7E7 negro, pensaba y pensaba... Era una especie de espejo de los uruguayos, y de los latinoamericanos, un espejo tan acabado que muchos no se querían mirar en él... Yo estoy convencido que Jorge Lazaroff fue una de las figuras más importantes de la música uruguaya del siglo XX. A nivel de un Fabini, no tengo dudas..."

- "...siempre opinó. Opinaba diciendo y cantando"

- "...En determinado momento el canto popular buscó expresarse de determinada manera en los momentos de silencio, pero después cambió el Uruguay, en el 84, 85, las cosas eran de otra manera y como no tenía la responsabilidad de ser ese juglar que abriera caminos. El estaba comprometido con sus principios, y no le preocupaba mucho si lo entendían o no. Así fue que castigó duramente a la nueva trova cubana, por ejemplo..."

- "Siendo su alumno yo le pregunté si yo podía dedicarme a la música, me dijo No, así, rotundamente. No te dediques a esto porque vas a perder el tiempo... Y una vez le llevé una canción hecha por mí y le pedí que me la corrigiera, se opuso. No, eso es tuyo, cómo me voy a tomar el atrevimiento de tocarlo, me dijo. Un respeto tremendo, por más que mi canción era un desastre..."

Ficha

Jorge Lazaroff Cesconi.

Nació en el Cordón, el 28 de febrero de 1950. De padre búlgaro y madre salteña, tuvo dos hermanos menores (Rosario y Juan Eduardo).
Cursó la Primaria y el Liceo en el Colegio Richard Andreson y estuvo un año en la Facultad de Arquitectura.
De la familia heredó una sólida formación musical que completó con diferentes cursos.
Fue hincha apasionado de Danubio: lo fundaron los Lazaroff en 1934.
Casado en segundas nupcias con Cecilia Pratto, tuvo un hijo llamado
Andrés (a punto de cumplir los 11).
Fue alma mater de varios grupos musicales, hasta integrar Los que iban cantando, a fines de lso 70.
Como solista sacó cuatro discos Albañil(*), Dos(*), Tangatos y Pelota al medio.
Murió el 22 de marzo de 1989, víctima de un linfoma.

(*) Recientemente editados los dos en un CD



Home Sweet Home